El Milan y el factor P

Cuando en enero el Milan invirtió 70 millones para llevarse a las dos P (Piatek y Paquetá), esperaban poder doblar también la posibilidad de conseguir el cuarto puesto. La contribución fue consistente pero no decisiva: Kris marcó 9 goles en 18 partidos, a menudo determinantes para sumar puntos en la tabla.

Paquetá llegaba como un joven talentoso a integrar de manera gradual: fue titular por primera vez ante la Sampdoria, un par de semanas después de su llegada a Italia. Desde entonces siempre ha estado presente, salvo lesiones o sanciones, presente con Brasil (aunque ayer fue suplente todo el partido ante Senegal) hace la idea del valor expresado como rossonero.

Si bien ambos no han sido igual de generosos con Giampaolo en comparación con Gattuso. Pioli, nuevo técnico del Milan y tercera P, espera recuperar la primera versión y hay buenas premisas. En el Genoa de Ballardini Piatek tuvo un debut más allá de las expectativas y motivo por el cual Kris enseguida atrajo la atención del resto.

Una vez cambiado el entrenador, la frenada: durante la gestión Juric, siete jornadas de liga, Piatek marcó un gol y de penalty. Prandelli ocupó su lugar y Kris de nuevo en gol: tres de cinco empeños compartidos con el tercer entrenador de la temporada. La manera en la que es utilizado evidentemente condiciona su rendimiento: el sistema de Pioli parece el mejor para exprimir sus características, el 4-3-3 que deja a Kris como dueño del área y con dos extremos de ataque puedan ocuparse de asistirle.

La equivocación con Giampaolo era táctica: el club eligió un entrenador y una precisa marca de fábrica, pero sin darle los instrumentos necesarios. El tridente ofensivo de Pioli se une más a las preferencias empresariales: Piatek como referencia absoluta con gente a los lados, sitio donde podrán competir tanto Suso y Castillejo como Leao y Rebic.

Dos goles de penalty en este campeonato para el delantero polaco, donde los errores de mira dicen que, aparte de la colocación y el apoyo del equipo, Piatek debe recuperar su instinto de Pistolero. El Seleccionador de Polonia es, junto al Milan, la persona que más cree que pueda suceder en breve, donde ayer ante Letonia entró a media hora del final. No marcó pero falta otro partido ante Macedonia, el domingo en Varsovia.

El inicio de temporada para Paquetá fue comprometido por una lesión donde han complicado su integración en el nuevo sistema de juego. Al menos para Giampaolo, un entrenador que ama la disciplina táctica, lo contrario que Paquetá. Para Pioli al igual que Gattuso, es un gran volante. Pioli es el primero en creer en sus dotes realizativas.

En 22 partidos con el Milan Paquetá solo ha hecho un gol. Modesta aportación para las cualidades técnicas y el papel que ocupa: si el Milan descubre sus goles las posibilidades de llegar a lo más alto pueden volver a doblarse.