RedBird nuevo dueño del Milan

En pocos instantes Elliott y RedBird pueden abrir una nueva era rossonera: pocos segundos bastan para firmar los contratos vinculantes y definir el pase de propiedad del club. Podrá suceder ya hoy: de las dos partes se considera una simple formalidad. Motivo por el cual autógrafos y anuncios deberían aparecer durante el día, si no es durante esta semana, será solo por cuestiones técnicas.

El acuerdo ya ha sido alcanzado, el Milan cambiará de dueño, donde RedBird hereda la propiedad de Elliott. En breve volverá a la ciudad Gerry Cardinale, el CEO del nuevo fondo de Estados Unidos que gobernará el club. Firma y anuncio no están unidos estrechamente a su segundo viaje milanés en pocos días, tras estar en el festejo en el Duomo.

Volverá porque tiene una apretada agenda que lo espera, un plan de acción que va desde la confirmación de la directiva a la práctica del nuevo estadio. Elliott eligió el interlocutor que consideraba más similar, no solo por la base neoyorquina: RedBird proseguirá con una estrategia sostenible, no cargará de deuda al club y sobre la base reconstruida añadirán sus competencias en el sector.

Elemento que fue determinante para el cambio: no solo por la oferta de 1.300 millones de euros que podrán subir en un futuro, sino también una preparación que faltaba a los candidatos de Bahrain. En los últimos ocho años RedBird, empresa de inversión fundada por Cardinale en 2014, han creado más de 20.000 millones de dólares de valor en sus propiedades deportivas.

En los últimos cinco han invertido en más de veinte actividades unidas al deporte, actividades que comprenden patrocinios con la NFL y los New York Yankees. RedBird es referencia absoluta del Toulouse, a través de un modelo de negocio que para el fondo es un proyecto sostenible, realizado también con la utilización de un sistema de análisis de datos.

Desde 2021 RedBird es socio minoritario en Fenway Sports Group, donde pertenecen los Boston Red Sox y el Liverpool. RedBird contribuyó con una tecnología a la vanguardia en el estudio de datos, con análisis científicos de las prestaciones de los jugadores y de los que puedan formar parte. RedBird gestiona 6.000 millones de dólares con el objetivo de doblar el capital en poco tiempo.

La fuerza que ha convencido a Elliott está en la metodología operativa y, precisamente como el fondo de Singer, en la actitud disciplinada del trabajo. No solo en el deporte, pero en la combinación entre fútbol, media y entretenimiento.

Elliott se quedará con una cuota minoritaria. En menos de cuatro años, la tarea de enderezar el club tanto a nivel deportivo como financiero, una síntesis entre la atención de las cuentas y la competitividad técnica. El a.d. Gazidis lo rebatió ayer en The Guardian: “Cuando ganas enseguida estás entro de euforia y en alegría, luego te das cuenta que se trata de un resultado monumental”.

“Creo que el Milan es el equipo más joven de la historia moderna en ganar un scudetto y uno de los más jóvenes de Europa. ¿Cómo puede un grupo así hacer algo como esto? Lo hicimos de una manera que parecía imposible en Italia. Ahora queremos volver a ser competitivos también en Champions”.

Proyecto que se ocupará RedBird, que procederá con el signo de la continuidad: en la filosofía empresarial y muy probablemente de los hombres que estén. En la inminente firma de contratos seguirán los anuncios oficiales de las partes: hará falta más tiempo, sobre dos meses, para que se complete el pase real de las cuotas del club.

Periodo en el cual RedBird empezará su mandato, tendrá reuniones con la actual directiva, llevará adelante el proyecto del nuevo estadio y obviamente planificará dinero y prioridades de mercado. Pero antes, las firmas para el cambio.

Quedamos a la espera que se produzca el anuncio oficial