Category: Noticias de Actualidad

El análisis de Alessandro Buccheri

Errores de posición y de espacio, ¿qué no funcionó contra el Roma?

“Desde el punto de vista posicional, lo que sucedió contra el Slavia Praga en San Siro fue lo mismo que en los últimos 30 metros, es decir, el Milan se adelantó demasiado en los últimos 30 metros, ocupando los espacios demasiado pronto, sin duda esta actitud también fue inducida por el excelente rendimiento del Roma. Estas interpretaciones de De Rossi también estuvieron dirigidas por algunos movimientos tácticos particulares, como colocar a El Shaarawy en la banda derecha”.

¿Cómo limitó El Shaarawy los espacios?

“De Rossi puso a Pellegrini casi como exterior izquierdo, quitando carreras y tareas defensivas a Dybala para dárselas precisamente a El Shaarawy, consiguiendo así entablar un doble duelo (Celik-El Shaarawy contra Leao y Theo). La ocupación de los espacios defensivos por parte del Faraón causó muchas molestias en la banda izquierda de los rossoneri, lo que provocó que Leao fuera desviado hacia zonas más centrales del campo, poniéndole así en dificultades porque no forma parte de los puntos fuertes del portugués, ya que es más hábil jugando en largo por su propia banda”.

Giroud en apuros, el fichaje de Smalling

“Otra cuestión muy importante fue la actuación de Giroud, que, gol errado aparte, tuvo muchos problemas de espaldas a la portería. De hecho, aquí es donde Smalling entra en juego: según los datos recogidos de las posiciones medias, el defensa inglés jugó durante la mayor parte del partido justo fuera de su propia área, a diferencia de Giroud, que estuvo demasiado lejos de Leao y Pulisic (al menos 20 metros de media). De Rossi construyó una especie de defensa de 3 hombres alrededor de Smalling bajando mucho a Paredes y haciendo así que Smalling se sintiera cómodo al no dejar que Giroud tocara balones”.

En el centro del campo, ¿por qué Loftus-Cheek tiene tantas dificultades?

“Aquí tenemos otra clave interesante del juego, Paredes entra en juego sobre Loftus. De hecho, el argentino fue a menudo a buscar al centrocampista rossonero casi por todo el campo, ya que Cristante y Pellegrini son buenos apretando más hacia el centro del campo.”

Pioli afirmó que los defensas del Milan no eran muy agresivos, ¿está de acuerdo?

“En realidad Gabbia lo hizo varias veces, recuerdo una recuperación en la segunda parte sobre Tammy Abraham con posterior conclusión a gol del central rossonero. Gabbia jugó alto y agresivo tanto sobre Lukaku como sobre Dybala, en cambio Thiaw fue más corto, también por sus características”.

Datos y números en la mano, ¿qué puede mejorar el Milan de cara a la vuelta?

“Hay muchas cosas de las que hablar y en las que los rossoneri están teniendo problemas, tendremos que evitar conceder espacios y posesión al Roma, De hecho, en mi opinión estos son los datos más significativos del rendimiento del Milan: los relativos a la cantidad de pases concedidos al rival antes de recuperar la posesión. De media, el Milan concedió 10 pases a la Roma antes de recuperar el balón, mientras que la Roma concedió 28: los rossoneri juegan al toque, los giallorossi esperan y reanudan rápido y en largo con El Shaarawy y Lukaku”

“La longitud media de los pases expresada en metros que acabaron en tres cuartos del adversario también puede darnos más respuestas: para el Milan fue de 22 (cifra media, normal), mientras que para la Roma fue de 30 (muy alta). Esto significa que los giallorossi intentaron más balones verticales para reanudar rápido y por alto, es lo que vimos en la primera parte con los diversos pases para Pellegrini y El Shaarawy”.

NO HABRÁ RUEDA DE PRENSA ANTE EL SASSUOLO

El Milan se reunió ayer en Milanello tras la derrota por 1-0 ante el Roma en la ida de los cuartos de final de la Europa League. Todos los errores cometidos ayer contra los giallorossi fueron analizados en el centro de entrenamiento rossonero. Después, los que jugaron ayer hicieron un entrenamiento ligero, sesión normal en cambio para los demás.

Evidentemente, ayer no se ensayó nada táctico con vistas al próximo partido de liga contra el Sassuolo (domingo a las 15:00 en el Estadio Mapei), pero se espera una rotación de varios jugadores. Hoy última sesión de entrenamiento. No habrá conferencia de Pioli.

Sólo después del partido a domicilio en Reggio Emilia, Milanello empezará a pensar en el partido de vuelta de la Europa League contra el Roma: los rossoneri están convencidos de que la remontada es posible. Sin duda hará falta un Milan diferente al que se vio en San Siro, pero existe la convicción de que se puede dar la vuelta al resultado en el Olímpico el próximo jueves.


Sacchi: “Pioli debe ser confirmado”

Empieza la cuenta atrás: tras el partido de mañana por la noche entre el Real Madrid y el Manchester City, llega el Milan-Roma, el derbi italiano de la Europa League. Arrigo Sacchi se prepara para una semana sin respiro. “Veo un partido abierto e interesante. El Milan, en mi opinión, es favorito, también porque juega la ida en casa, pero puede haber sorpresas”.

¿Cómo llegan los rossoneri al momento álgido de la temporada?

“Físicamente están muy bien. Han ganado cinco partidos consecutivos en A, no pocos: significa que el grupo está adquiriendo la continuidad necesaria para mantenerse arriba”.

El Roma, con el derby, dio una inyección de entusiasmo.

“Hizo un partido muy bueno. Me parece que está en buena forma, ha dado un vuelco desde que llegó De Rossi”.

¿Qué ha admirado de la última época del Milan?

“En primer lugar, que corren. Y luego me parece que han salido jugadores que habían permanecido en la sombra. Pienso por ejemplo en Chukwueze, que está demostrando buenas cualidades técnicas y atléticas.”

¿Qué le gusta de la Roma?

“Ahora el equipo se mueve en función de un marcador. Desde la llegada de De Rossi, en mi opinión, tienen pocos pases en blanco. En Lecce, por ejemplo, encajaron demasiados goles. Por lo demás, sin embargo, siempre están con el balón, luchan, trabajan, se comprometen. Y no olvidemos que es difícil mantener la tensión y el equilibrio en un ambiente tan caliente como el de los Giallorossi”.

¿Merece De Rossi la confirmación?

“Creo que sí, está haciendo un gran trabajo. El equipo tiene más iniciativa, parece que hay un aire diferente en el ambiente. Y además se ha relanzado a un jugador que me gusta mucho como Pellegrini”.

¿Y se ha ganado Pioli su futuro en el Milan?

“Sí, no tengo ninguna duda. La gente tiene que empezar a pensar aquí: Pioli ganó un Scudetto con un equipo que costó mucho menos que el rival. Mérito suyo y de los jugadores. Esta temporada ha demostrado que sabe salir de un periodo complicado y ha planteado bien su trabajo”.

Algunos defectos, sin embargo, deben corregirse.

“La fase defensiva, sobre todo. No hay conexión entre los departamentos cuando el rival tiene el balón. Así que, al final, los defensas están a menudo solos contra los atacantes y sufren. Ante todo, Leao y Giroud deben estar más presentes en la contención”.

En conclusión, ¿quién llegará a semifinales?

“No soy adivino, no lo sé. El Milan tiene un estilo más europeo, tiene una historia detrás, tiene más experiencia. Pero el Roma ha crecido mucho. Espero que haya espectáculo y que la gente se divierta. Me gustaría ver un partido parecido a los de la Premier League”.

SITUACIÓN ACTUAL DEL MILAN-ROMA DEL JUEVES

Para el partido de ida de cuartos de final de la Europa League, programado para el jueves a las 21:00 en San Siro contra la Roma de Daniele De Rossi, Stefano Pioli alineará, por supuesto, la mejor alineación posible, teniendo que prescindir, no obstante, del descalificado Tomori y de los lesionados Kalulu y Pobega, con Thiaw que, pese a entrenarse hoy aparte, avanza hacia una convocatoria.

Se confirma el 4-2-3-1, esta vez con el centrocampista ofensivo en el centro de los tres cuartos. Maignan en la portería, Calabria y Theo Hernández en los laterales, con Gabbia en el centro de la defensa a la espera de que se resuelva la papeleta entre Thiaw y Kjaer. Pioli espera recuperar al alemán, pero a día de hoy sigue entrenándose aparte debido a una fascitis plantar.

Se esperan novedades en los próximos entrenamientos. En el centro del campo Reijnders y Bennacer están por delante de Musah y Adli, en la delantera prácticamente se da por hecho el póker habitual formado por Pulisic, Loftus-Cheek y Leao por detrás de Giroud. Para este encuentro, Thiaw y Musah están apercibidos de sanción, Tomori está sancionado un partido y Pioli no podrá contar con las bajas por lesión de Kalulu y Pobega.


De sobrantes a esenciales aquí

Las líneas del destino empiezan en Londres y se cruzan en Milán. Para Fikayo Tomori, Olivier Giroud, Ruben Loftus-Cheek y Christian Pulisic se trata de caminos comunes, recorridos juntos o con algunos meses de diferencia. El punto de encuentro es el renacimiento rossonero, ya que los pilares del Milan actual llegaron procedentes del Chelsea y renacieron en San Siro gracias al toque de Stefano Pioli. Mérito de una confianza recobrada y del deseo de demostrar que, en retrospectiva, las valoraciones hechas en Inglaterra -incluso para recursos diferentes- quizás habrían necesitado algo más de reflexión. Pero mientras tanto, la “triangulación” Chelsea-Milán-Pioli por el Diavolo sólo ha traído buenas noticias.

TOMORI: PARA BLINDAR LA DEFENSA

Las líneas del destino empiezan en Londres y se cruzan en Milán. Para Fikayo Tomori, Olivier Giroud, Ruben Loftus-Cheek y Christian Pulisic se trata de caminos comunes, recorridos juntos o con algunos meses de diferencia. El punto de encuentro es el renacimiento rossonero, ya que los pilares del Milan actual llegaron procedentes del Chelsea y renacieron en San Siro gracias al toque de Stefano Pioli. Mérito de una confianza recobrada y del deseo de demostrar que, en retrospectiva, las valoraciones hechas en Inglaterra -incluso para recursos diferentes- quizás habrían necesitado algo más de reflexión. Pero mientras tanto, la “triangulación” Chelsea-Milán-Pioli por el Diavolo sólo ha traído buenas noticias.

GIROUD: UN NUEVE DE SCUDETTO

El segundo tótem dibujado por los Blues es Olivier Giroud y con él todo gira en torno a una sonora puerta corredera: “En el Chelsea -dijo a los canales oficiales de la Uefa- no jugué mucho. Podía haberme ido antes y fichar por el Inter en el mercado de invierno de 2020, pero en lugar de eso Dios quiso que eligiera al Milan”. El francés llegó a Italia en el verano de 2021, cuando el Diavolo se lo aseguró pagando una indemnización de un millón de euros a las arcas inglesas. Pioli le dio enseguida su confianza y lo situó en el centro del proyecto junto a Ibrahimovic.

Olivier dio las gracias y pagó con goles de peso, como los del derby del 5 de febrero de 2022. Un doblete que valió, a la postre, buena parte del 19º Scudetto. Hasta ahora acumula 123 partidos con los rossoneri, con 47 goles (ayer también marcó ante el Lecce) y 20 asistencias en su haber. Su segunda juventud también ha continuado en la selección: gracias al renacimiento milanista, Giroud se ha mantenido en lo más alto de las listas del seleccionador Deschamps y hoy es el máximo goleador de la historia de Francia, con 57 dianas.

LOFTUS-CHEEK: NUEVAS ENERGÍAS EN EL MEDIO

El centrocampista inglés tiene un gran feeling con los entrenadores italianos. A Loftus-Cheek solo le había ido bien en su etapa en el Chelsea a las órdenes de Maurizio Sarri, la temporada 2018-19. El exentrenador de la Lazio le había utilizado como un centrocampista con licencia para irse al ataque, él se lo había devuelto con 10 goles entre la Premier y la Europa League (al final de la temporada luego ganada con los Blues). Pioli tomó nota y le devolvió la sonrisa, transformándolo en un pico imprescindible para desquiciar defensas y romper partidos.

Costó 16 millones (+4 de prima) y hasta ahora ha disputado 35 partidos, marcando ya 10 goles esta temporada. Hace unos días, hablaba a Cronache di spogliatoio de su irrupción en Italia: “He jugado en muchas posiciones en mi carrera, en mi papel actual me siento bien. Pioli me da constantemente consejos, también a través de vídeos, y su inglés mejora día a día. Trabajo con el entrenador y su equipo en el análisis de mi juego, creo que esta herramienta es importante en el fútbol actual’.

PULISIC: EL PUPILO DE CARDINALE

Caso similar al anterior. Pulisic costó 20 millones y en Milán vive el mejor momento de su carrera. Sus números en el conjunto rossonero hablan de 41 apariciones, 13 goles (el último ayer en Lecce) y 8 asistencias: el Capitán América es un referente para Pioli, que lo ha desviado a la derecha (pero no sólo) y hoy disfruta de la gesta. Una clave de interpretación nada trivial la ha dado su padre, Mark, en declaraciones a La Gazzetta: “Cristian ha tenido la confianza de todos: Pioli confía en él, siempre le deja jugar y no le sustituye inmediatamente si las cosas van mal. Luego le gusta el Milan y siempre habla bien de sus compañeros: Tomori y Giroud le ayudaron mucho a la hora de elegir el Milan”.

Para casarse con el proyecto rossonero fue fundamental una llamada de Zoom con el entrenador: “Fue muy bien, Christian entendió cuál era el proyecto para él y dijo que sí”. Pulisic también representa un golpe estratégico para la propiedad estadounidense: el clase del 98 es la estrella de la selección estadounidense de Gregg Berhalter y en marzo ganó su tercera Liga de Naciones de la Concacaf consecutiva.


Diego Sia: otra joya de la cantera

El diablo siempre es más verde. Y sobre el futuro, hay un nuevo fichaje. Diego Sia, el hombre más en forma del Milan Primavera, acaba de firmar la renovación de su contrato. El máximo goleador del equipo de Abate es uno de los talentos destacados de la cantera y está cuajando un año de alto nivel: también con él, los rossoneri piensan en el mañana.

La cantera rossonera no es sólo Francesco Camarda. Entre tantos talentos, hay otra estrella que hace volar al grupo de Abate y es Diego Sia. Extremo con el número 11 a la espalda, nació el 10 de marzo de 2006 en Parabiago, a unos 30 kilómetros de Milán, y desde hace unos años es una de las perspectivas más interesantes de la cantera. La temporada pasada ya formó parte del equipo Primavera, como jugador menor de edad, y este año ha marcado 13 goles (como Camarda) y ha dado 8 asistencias en 37 partidos, confirmándose como el hombre más decisivo en la zona de gol. La noticia es que hace unos días firmó la renovación de su contrato, vinculándose al club hasta 2028. En las redes sociales, en los comentarios a las fotos de rigor, no ocultó su satisfacción: “El sueño continúa”.

Sia es uno de los fieles seguidores de Abate y ha compartido con el técnico la experiencia en la Sub 16 (con la que disputó la final del Scudetto de 2022, perdida en la prórroga ante la Roma) y el salto a la Primavera, de la que ahora es un pilar. Una auténtica apuesta ganada la temporada pasada, con 8 goles en 26 partidos: “El año pasado llegué al principio de la temporada”, declaró a Milan Tv a finales de enero, “y gracias a mis compañeros me adapté enseguida. Tengo una gran relación con el entrenador, cada día me empuja a mejorar, a poner más empeño”. La garra es una de las características que el jugador exterior pone a menudo sobre el terreno de juego, luchando contra los defensas en cada balón.

Desplegada a menudo en la banda izquierda del ataque, a Sia le encanta el uno contra uno y también puede desplazarse con facilidad a la derecha. La mejora la dicen los números: es el máximo goleador del Rossoneri Primavera en la liga (8 goles marcados, por delante de Camarda, con 7) y en la Youth League (5 goles), pero no sólo eso. Sus goles son a menudo bellos y contundentes, como en el gran partido en Vismara contra el Real Madrid -en cuartos de final de la YL-, en el que marcó el 1-1 con un zurdazo por debajo de las piernas del portero, tras regatear a los defensas.

Una perla que impulsó al Primavera a la victoria en los penaltis y a la clasificación para la Final Four de la Youth Champions League. Una sonrisa de oreja a oreja a Abate, que al final del partido había resumido su crecimiento en pocas palabras: “Entrené a Diego en la sub-16, el año pasado lo llevé a la Primavera y marcó 5-6 goles. Todos decisivos para la salvación. Es un chico humilde y decente”. Otra joya había llegado a principios de marzo contra el Fiorentina, en un partido que se perdió 4-1: allí Sia había abierto el marcador con un coast-to-coast para enmarcar, arrancando desde su propio campo y desparramando a la defensa viola antes de perforar al portero con un zurdazo raso.

También hay destellos azules en su temporada, ya que el graduado en 2006 está ahora en la selección sub-19 de Bernardo Corradi. En la última convocatoria, fue titular junto a su compañero Kevin Zeroli en la goleada por 5-0 a Georgia, marcando segundos después de entrar en el campo y repartiendo una asistencia. Para aumentar una estima que Milanello ya tiene: Pioli ha hecho debutar a varios jóvenes y él, en las circunstancias adecuadas, podría ser uno de los próximos. Si el proyecto de un equipo B llegara a buen puerto -hoy es un trabajo en curso, pero hace unas semanas el Milan tanteó el terreno con Pro Sesto para una posible disponibilidad del Breda-, Sia sería un perfil interesante en el que fijarse. Ojos en el futuro.


Los 16 delanteros que tuvo el Milan

De la A a la Z. La A es la de José Altafini, la Z sería la de Joshu Zirkzee. El abecedario rossonero de titulares está lleno de letras y protagonistas. Un papel que puede ser un arma de doble filo: marca y gana y entras en el corazón del pueblo Diavolo para siempre, parchea y pasa a la historia como Luther Blissett o Egidio Calloni. El post-9 por excelencia, Pippo Inzaghi, ladrón de área de profesión, hombre que se alimentaba de bresaola y goles, que habría atropellado a su abuela si se hubiera interpuesto entre él y la portería, ha reservado más penas que alegrías para el Milan.

Antes del autor del doblete en la final de la Liga de Campeones de 2007 contra el Liverpool, en el pasado reciente había habido fenómenos como Marco Van Basten, estrellas como George Weah o Jean Pierre Papin, pero también bombarderos prolíficos pero con menos talento como Pietro Paolo Virdis o Marco Simone. La llegada del delantero del Bolonia representaría un rasgo de unión potencial entre el último nueve de éxito, el actual, Olivier Giroud, y el del Diavolo que está por venir.

EL MÁS AMADO: IBRAHIMOVIC

‘GodBye’, fue la pancarta con la que la Curva Sud despidió a Zlatan Ibrahimovic al final de la temporada pasada en el último partido en casa con el Verona. Porque Ibra era un dios para la afición del Diavolo. Con él llegó el último Scudetto, el de 2022. Pero no son tanto las cifras o los éxitos los que le han hecho formar parte del corazón de los aficionados, sino su desbordante personalidad y su amor por esos colores que aún hoy defiende, aunque ya no sobre el verde césped.

EL LAMENTO: ALEXANDRE PATO

El brasileño había jugado junto a Inzaghi con el número siete, tras el último partido de Pippo heredó el nueve. Las numerosas lesiones, el idilio con Barbara Berlusconi que -se dice- frenó la venta al Psg que habría permitido al Milan llevarse a Carlitos Tévez y no vender a Thiago Silva, la protesta de los aficionados (con la pancarta Quien tiene al Milan en el corazón no llama al procurador) desencadenaron una espiral descendente que culminó con dos goles en los últimos seis meses rossoneri antes del adiós. Con muchos remordimientos por lo que podría haber sido, si hubiera estado siempre al top.

EL METEORO: MATRI

Señalado por Ruben Buriani, Alessandro Matri aterrizó en las categorías inferiores del Milan cuando tenía 11 años. Pero no llegó al primer equipo de verdad (tras debutar en 2003) hasta 2013, después de pasar por Prato, Lumezzane, Rímini, Cagliari y Juve. Pero su paso por el conjunto rossonero fue un paréntesis para olvidar: un solo gol, ante el Parma, en 15 partidos antes de ser vendido a la Fiorentina en enero de 2014.

LA ILUSIÓN: PIATEK

Llegó procedente del Génova en enero de 2019 por 35 millones de euros con la etiqueta de salvador del ataque rossonero. Tres días después de debutar desde el banquillo en el 0-0 en casa contra el Nápoles, marcó un doblete contra los azzurri que le valió al Milan la semifinal de la Copa Italia. Con el dorsal 19 a la espalda, también marcó en liga, en el Olímpico contra el Roma, y luego un doblete contra el Atalanta.

Parece un irradiador, la respuesta a la desesperada búsqueda del Diavolo de un primer delantero de 25 goles por temporada. Terminó su primer año en Italia con 30 goles en 42 partidos y el título de máximo goleador de la Copa Italia. Pero la temporada siguiente, en la que pasó a jugar de nueve, fue un desastre. En enero, con la llegada de Ibra, fue enviado definitivamente al Hertha de Berlín.

EL INFRAVALORADO: BACCA

El colombiano no es el primer nombre que viene a la mente de los aficionados del Milan cuando se habla de los delanteros centro post-Pippo. Pero en realidad, la aportación de Carlos Bacca ha sido de todo menos modesta. En 77 partidos, 34 goles (y 8 asistencias), una media superlativa en sus dos temporadas (2015-16 y 16-17) en el club rossonero. El bajón de rendimiento (de 19 a 13 goles en liga) convenció a la directiva para venderlo primero cedido y luego directamente al Villarreal.

LA MAYOR DESILUSIÓN: HIGUAÍN

Después de dos temporadas con 40 goles en 73 partidos con la camiseta de la Juventus, el argentino llegó al AC Milan en agosto de 2018, cargando sobre sus hombros las expectativas de un bombardero de pura sangre. Marcó su primer gol el 16 de septiembre en Cagliari, y luego el único en la Europa League en casa ante el Dudelange.

En 22 apariciones, llega a ocho, pero su declive es constante y drástico. Tocó fondo en el partido contra la Juve en San Siro. Primero le paró un penalti Szczesny y luego fue expulsado por protestar. Los 20 minutos del 16 de enero en Jeddah, en la Supercopa, fueron sus últimos con el Milan, que acordó rescindir su cesión con la Juve, que a su vez lo envió al Chelsea.

EL MÁS CONTROVERTIDO: BALOTELLI

La etiqueta es la que siempre ha llevado Supermario. Le sienta como un guante. Creció como hincha del Milan, jugó en el Inter de Milán y se burlaba de sus compañeros en el vestuario cuando perdían un derby, cuenta la leyenda. Se hizo rossonero en enero de 2013, tras dejar el Manchester City. Debutó con un doblete contra el Udinese el 3 de febrero, ofreciendo destellos de su infinito talento. El Milan acabó en 3ª posición y se clasificó para la Liga de Campeones.

Al año siguiente, sin embargo, protagonizó uno de los peores rossoneri del nuevo milenio: el Diavolo acabó 2013-14 en octava posición. Balotelli marcó 14 goles en 30 partidos en la Serie A y 18 en total. Y es vendido al Liverpool. Regresó cedido a Milanello en agosto de 2015, pero su temporada estuvo marcada por una pubalgia que le obligó a pasar por el quirófano y a un largo parón. Acabó la temporada con 23 partidos totales y 3 goles, 2 de ellos en la Copa Italia ante el Alessandria. Al final de la temporada no fue repescado por el Milan, por lo que regresó al Liverpool.

EL HOMBRE QUE VINO DEL FRÍO: LUIZ ADRIANO

‘Aunque no es brasileño… qué gol, qué gol hace’. La rossonera de San Siro se lo cantó a Sheva. El brasileño Luiz Adriano sí lo es. Y de hecho saltó a la fama en diciembre de 2006, al ganar el Mundial de Clubes con la camiseta del Internacional de Porto Alegre, imponiéndose al Barcelona en la final. El Milan se lo llevó del Shakthar Donetsk, donde había ganado la liga y la Europa League y había marcado cinco goles en un partido de Liga de Campeones contra el Bate Borisov. Con los ucranianos marcó 128 goles en 266 partidos.

Pero llega al club rossonero en la fase menguante de su carrera, a pesar de que a sus 28 años debería estar en la plenitud de su madurez futbolística. Y llega a tope: “El Milan tiene una gran historia: quiero formar parte de ella”. Lo hará, pero no como él esperaba: 1594 minutos jugados, 6 goles. Tras sólo seis meses, el club intentó venderlo a China, pero la operación se frustró. Luiz Adriano se queda hasta el invierno de 2017, antes de volver al frío glacial, esta vez al Spartak de Moscú.

LA APUESTA PERDIDA: FERNANDO TORRES

El Nino llegó al Milan con 30 años y se convirtió en la primera víctima de la maldición del dorsal número 9. Galliani apostó por el ex del Chelsea con la esperanza de devolver el lustre al Diavolo, que había caído en la mediocridad. Fue un fracaso en toda regla. Llegó al club rossonero el último día de mercado del verano de 2014. El único destello en el Castellani de Empoli, un golazo con un espléndido giro aéreo, a centro de Abate, que inició la remontada rossonera (2-2 la final). A partir de ahí sólo ocho apariciones para un total de 592 minutos. “Es un club que amo desde niño, pero por desgracia cuando nos encontramos no era el momento adecuado ni para mí ni para ellos. Gracias al Milan, sin embargo, pude volver al Atlético, el club que siempre he amado”, relató años después.

LOS EQUÍVOCOS: KALINIC Y ANDRÉ SILVA

La historia del portugués con el Milan puede resumirse en un vídeo de 41″. El clip fue obra de un aficionado que documentó en las redes sociales la salida del campo de André Silva: los primeros cinco segundos muestran al delantero y a Gattuso buscando un choque de manos tras la victoria, otros doce filman el lento caminar cabizbajo del delantero mientras levanta la mirada un momento hacia sus compañeros que celebran en el centro del campo, y el resto es André desviándose del abrazo para deslizarse en soledad camino de los vestuarios. En la 17-18, 41 partidos y 10 goles, seis de ellos en la Europa League, antes de acabar cedido en el Sevilla y luego en el Eintracht de Fráncfort. Junto a él, otro equívoco, Nikola Kalinic (41 apariciones también, mismo número de goles, seis). “Son dos jugadores que han hecho poco en la Liga, pero si los pusiéramos en el mercado nos llevaríamos un euro más y no uno menos, el problema de la devaluación no existe”, dijo entonces D.S. Mirabelli. No resultó exactamente así.

SACUDIDO POR LOS EVENTOS: MÉNEZ

“Rindo mejor en el centro del ataque, en el Psg jugué con Ibrahimovic y también puedo hacerlo con Torres, pero el equilibrio y las elecciones de Inzaghi cuentan”. Jeremy Menez no fue un fracaso total: 46 partidos, 20 goles, 16 en 34 en la primera temporada, 12 y 4 en la segunda, frenado por una hernia que le obligó a saltarse toda la primera vuelta. Pero surgir en aquel Milan “chino” no fue fácil…

EL RAYO DE LA NOCHE: LAPADULA

Gianluca Lapadula sube de la Serie B al Milan en 2016/17: 8 goles en 29 apariciones, para una media de un gol cada 170 minutos. No es una estadística emocionante, pero antes de Giroud siguió siendo el mejor tras la marcha de Inzaghi.

FICHADO POR EL INTERCOMUNICADOR: DESTRO

Tras algunos altibajos en la Roma, Mattia Destro llegó al Milan en enero de 2015: solo marcó tres goles, en el Empoli, la Fiorentina y la Roma. Seis meses en el club rossonero no fueron suficientes para redimirse. Galliani lo recogió viajando a Roma y llamándole al portero automático en su casa, una escena filmada por algunos reporteros presentes y que rápidamente se hizo viral.

EL MÁS GENEROSO: MANDZUKIC

Tras llegar en enero de 2021 como agente libre procedente del Al-Duhail qatarí para jugar como suplente de Ibra, el croata acabó disputando sólo diez partidos, sólo uno como titular. Pioli lo había recibido así: “Mario es un gran jugador y un gran hombre. A nivel físico todavía no puede estar al 100%, pero a nivel mental, personalidad, fuerza, es un jugador que puede darnos satisfacciones de aquí al final“. Por desgracia, no fue así. Pero Mandzukic se distinguió por su generosidad: renunció a su sueldo de marzo, que donó a la Fundación Milan para obras de caridad, dada su falta de uso por problemas de lesiones.

EL REAL NÚMERO 9: GIROUD

Por último, pero no por ello menos importante, Olivier Giroud. A los aficionados del Milan ya se les pone la piel de gallina pensando en el último partido en casa contra el Salernitana, a finales de mayo, cuando tendrán que despedirse de su delantero, el que tantas veces ‘giró’, pero sobre todo en aquel derby de vuelta que marcó la diferencia para ganar el Scudetto de 2022. El francés cruzará -al parecer- el océano para poner fin a su carrera en la Mls, en Los Ángeles. Recoger el testigo no será fácil. Pero si Zirkzee llega…


Caso Elliott-Redbird: ¿posibles sanciones?

Archivada la delicada investigación sobre el caso Acerbi-Juan Jesús, Giuseppe Chinè reanudó el trabajo sobre los diversos asuntos que desde hace días tiene sobre la mesa la Fiscalía Federal, empezando por el expediente abierto sobre el Milan. Una investigación que surgió después de que el pasado 13 de marzo la Fiscalía de Milán incluyera en el registro de investigados a Giorgio Furlani e Ivan Gazidis, actual y anterior consejero delegado del club rossonero, acusados de obstaculizar el ejercicio de las funciones de las autoridades públicas de control en el momento del paso de Elliott a RedBird en agosto de 2022. Se trata de la Federcalcio, un organismo privado pero que los fiscales Polizzi y Cavalleri consideran de derecho público en el ejercicio de su actividad de supervisión.

Volviendo a la justicia deportiva, Chinè -que hace un par de semanas adquirió una primera documentación del Milan- está constantemente en contacto con los fiscales lombardos y tiene la intención de solicitar nuevos papeles para definir mejor la situación. De hecho, hasta ahora sólo ha recibido el decreto de registro de 12 páginas, ahora espera tener algo más detallado, incluyendo quizás un análisis del contenido de los dispositivos incautados a Gazidis y Furlani. Pero eso no es todo, muy pronto el fiscal federal procederá a los interrogatorios que inevitablemente deberían incluir a los dos sospechosos.

El asunto es bastante grave porque, deportivamente hablando, el Milan se arriesga a una sanción de puntos en la tabla de clasificación. El objeto de la investigación de la Fiscalía de la FIGC son, de hecho, las supuestas declaraciones falsas de los rossoneri a la Co.A.P.S. – Commissione Acquisizione Partecipazioni Societarie (Comisión de Adquisición de Participaciones Societarias), un organismo sin valor público (a diferencia del Covisoc) encargado de verificar los requisitos de los nuevos compradores. Se trata de comprobar que en el momento de la transmisión de la propiedad no se haya ocultado ninguna información necesaria para que la Comisión pueda cerciorarse, en particular, de los requisitos de honorabilidad y solvencia financiera de los futuros propietarios.

La cuestión viene definida por el artículo 20 bis del Noif que regula las “Adquisiciones y transmisiones de participaciones sociales en el ámbito profesional”, cuyas sanciones remiten expresamente al artículo 32 del Código de Justicia Deportiva que, como se ha dicho, prevé también la sanción de puntos. Una vez estudiados todos los papeles con la máxima atención, Chinè también podría impugnar los dos en virtud del artículo 4, el que obliga a las empresas y a los directivos a observar ‘los principios de lealtad, corrección y probidad’, mientras que al Milan, en virtud del artículo 6, se le podría imputar responsabilidad directa, ya que estamos hablando de dos consejeros delegados.

TUTTOSPORT: EL FUTURO DE LOS JUGADORES

A medida que se acerca el final de la temporada, empiezan a intensificarse las conversaciones sobre ciertos jugadores cuyo futuro es incierto, o simplemente -dado el planteamiento del mercado futbolístico- la situación relacionada con las renovaciones de ciertos jugadores que expirarán pronto. En esta ecuación se incluye también el Milan, que se enfrenta a jugadores que dirán adiós a final de temporada, grandes nombres con los que negociar una ampliación y otros futbolistas para los que el futuro sigue siendo una incógnita.

A pesar de que, sobre el papel, los futuros de Mike Maignan y Theo Hernández están ligados al del Milan hasta 2026, y por tanto por mucho más tiempo que otros jugadores que dirán adiós a final de temporada o tienen fecha de caducidad en 2025, los dos grandes protagonistas del tema de la renovación son precisamente los dos franceses. La razón es sencilla: son dos de los jugadores imprescindibles para Stefano Pioli en el Milan y el club quiere tenerlo claro con suficiente antelación para no llevarse sorpresas desagradables como ya ha ocurrido en el pasado. La voluntad del club es, obviamente, renovar y mantener a los dos franceses.

Sin embargo, por su parte, como escribe Tuttosport, que hoy hace balance de las renovaciones, han presentado peticiones de aumentos sustanciales, al estilo de Leao, que el año pasado se hizo con un contrato de 7 millones. Actualmente, el portero gana 2,8 millones, mientras que el lateral percibe 4. Ambos, según los rumores, han pedido un ajuste de hasta 8 millones de euros. Hay tiempo para negociar y llegar a un acuerdo, pero el Milan no quita de la mesa ninguna posibilidad: ni siquiera la de un traspaso, que sólo se produciría ante ofertas de cierto calado, como ocurrió con Tonali el pasado verano. Sin embargo, la prioridad desde Via Aldo Rossi sigue siendo continuar juntos.

Al final de esta temporada, habrá muchas despedidas en el club rossonero. Un par de ellas serán más dolorosas que las demás. En este sentido se habla sobre todo de Olivier Giroud que, después de tres años como protagonista absoluto en el conjunto rossonero, parece decidido a marcharse a Estados Unidos, el lugar perfecto para poner fin a su carrera con tranquilidad. El francés está siendo cortejado por Los Ángeles FC, con el que ya tiene un acuerdo verbal.

No se sabe mucho sobre el futuro de Simon Kjaer, pero lo que es probable es que no haya renovación con el Milan: la experiencia del danés ha sido inestimable en los últimos años, pero Simon ha sufrido físicamente este año y el club podría decidir invertir en sangre fresca. Quien sí dirá adiós al 100% es Mattia Caldara y con él Antonio Mirante.

Por otro lado, se mantiene la duda para Luka Jovic. Como escribe Tuttosport, el serbio puede ser renovado automáticamente por el club rossonero por un año: habrá que ver si el Milan activa esta opción tras un año como jugador reserva, pero positivo en general para Jovic.


Abril: el mes de la verdad

La receta al final es -por así decirlo- muy sencilla: todo lo que el Milan necesita hacer en abril es clonar el mes de marzo. Un buen copy-paste y todo tendría sentido: el segundo puesto, la candidatura a la Europa League de Dublín (con las ambiciones de éxito de Gerry Cardinale), el futuro de Pioli. El técnico rossonero al frente del Milan ya ha acostumbrado a todo el mundo a excelentes actuaciones en el tramo final de la temporada, pero hay que reconocer que el mes que acaba de terminar ha superado las expectativas más optimistas. Su Milan no ha hecho más que ganar, algo que -como se desprende fácilmente de las palabras de la directiva- no se le ha escapado al club. Seis partidos, seis victorias, catorce goles a favor y cinco en contra. Los seis encuentros de abril marcarán claramente la temporada del Diavolo.

El futuro del entrenador, para empezar. Todavía no hay nada grabado en piedra, también porque aún hay mucho en juego de aquí a finales de mayo, pero las recientes palabras de Scaroni (“Siempre he dicho que Pioli se quedará, porque me gustan los entrenadores que ganan y, como lo estamos haciendo bien, me gusta Pioli. Todos le tenemos cariño y él a nosotros”), y sobre todo las del consejero delegado Furlani (“Nadie del club ha hablado nunca de un banquillo en riesgo y ahora sería poco generoso evaluarle en función de la Europa League o del resultado del derbi”) autorizan a pensar que, salvo catástrofe, el técnico seguirá donde está.

Este es un punto de partida importante, también para los jugadores: un entrenador en entredicho equivale evidentemente a un interrogante sobre la temporada siguiente y puede afectar al rendimiento de las personas. Una vez más -la enésima- Pioli ha conseguido salir de las arenas movedizas, señal inequívoca de que el vestuario le sigue. También porque es un entrenador que, a pesar de tropezar con algunos errores en la gestión de algunos partidos, cada año ha sido capaz de aportar algo nuevo a nivel táctico (esta temporada, por ejemplo, un productivo 4-1-4-1): significa ser creíble a ojos de la plantilla. Por otro lado, no hay más que ir a releer lo que dicen de él figuras tan destacadas como Theo y Leao.

La advertencia para abril se refiere al coeficiente de dificultad, que -sin desmerecer la sólida racha de seis victorias consecutivas- sube considerablemente. Dos cruces -Lecce y Sassuolo- son ordinarios, los otros cuatro -Roma en la Europa League, derbi y Juve- corresponden más o menos a otras tantas sentencias. Reflexiones prácticas: salir de Europa con el Bayer o el Liverpool no crearía ningún trastorno particular, un rival como el Roma, en cambio, pone al Diavolo en situación de tener mucho que perder, si las cosas no salen bien. Al menos, porque los giallorossi están trece puntos por debajo en la clasificación. El derbi, por su parte, neto del escenario más catastrófico, es decir, el scudetto de los nerazzurri ese mismo día, descansa sobre el drama de cinco derrotas seguidas: la sexta sería trágica.

Pero estos son los argumentos que habitan en el lado oscuro de la luna. En el luminoso brillan cuatro cifras, concretamente 2024, y eso que es un año natural que empezó por todo lo alto. Excluyendo -aunque obviamente sigue siendo algo muy doloroso- la racha del Inter, detrás de los nerazzurri está el Diablo. Los doce partidos de liga sitúan a los rossoneri con 29 puntos (Inter 34), con nueve victorias, dos empates y una derrota. Media de puntos: 2,42, muy por encima de la que normalmente garantiza la clasificación para la Liga de Campeones. La fase ofensiva (25 goles, el segundo mejor ataque) y el rendimiento a domicilio también son definitivamente apreciables: con 18 puntos en siete partidos fuera de casa, el Milan es el equipo que mejor rinde a domicilio en 2024 (el Inter, con 15, sin embargo, tiene dos partidos menos lejos de San Siro) y el que más ha marcado (17 goles).

También juega -por fin- a favor del Diavolo la normalización de la situación en la enfermería. Que ahora es fisiológica. Hay de dos a tres ausencias por partido, pero sobre todo ya no hay molestias musculares. La consecuencia es que Pioli puede proceder a rotaciones inducidas por la lógica y no por la urgencia. En las últimas semanas, nadie se ha estirado el cuello más de lo legítimo, también porque las segundas líneas están ofreciendo una mayor contribución en comparación con la primera parte de la temporada.

Así pues, el entusiasmo ha regresado a San Siro, por lo que los objetivos están claros para todos: seguir camino de Dublín, aplazar la celebración del Scudetto del Inter y mantener a raya las ambiciones de remontada de la Juve. También porque el segundo puesto, además de un puñado de millones más que la medalla de bronce, garantizaría la participación en la próxima Supercopa de la Liga. Sólo queda clonar marzo.


Récord de goles desde el banquillo

Tener una plantilla numéricamente amplia no equivale necesariamente a que un entrenador utilice todos los elementos. Pero la casuística también puede ir en sentido contrario, como en el caso del Milan: tras algunas despedidas en enero (cuatro jugadores), compensadas parcialmente con llegadas (dos), el Diavolo cuenta ahora oficialmente con un grupo -cuatro porteros incluidos- de 26 jugadores.

Sin embargo, los números de la temporada dicen que Pioli ha alineado hasta 33 hombres diferentes hasta la fecha. Necesidades de la enfermería sobre todo, que han obligado al técnico a recurrir en gran medida -pero con resultados más que reconfortantes- a la Primavera. Y este es un primer dato que surge al observar los números del Milan 2023-24. Luego hay otro que sí, está bien respaldado por las cifras, pero en realidad es definitivamente visible incluso sin profundizar demasiado en las estadísticas: la brecha entre titulares y suplentes con respecto a hace un año ha disminuido considerablemente. Sobre todo en determinadas zonas del campo (no en todas, por supuesto). Así, el banquillo a lo largo de este año ha resultado a menudo decisivo.

El hecho principal es que los 14 goles marcados por el Milan en liga con jugadores sustituidos es el récord de esta temporada no sólo en Italia, sino en las cinco principales ligas de Europa. Un récord, por cierto, para los rossoneri en la era de los tres puntos por victoria. Y, por supuesto, una cifra que a falta de nueve partidos puede aumentar fácilmente. El oro del banquillo en definitiva, un poco como la olla al final del arco iris: cuando parece acabada, aún queda una sorpresa.

Pioli está contento por dos razones. La primera, obviamente, por una evidencia práctica, ya que los goles de los suplentes han remediado varias veces situaciones críticas. La segunda por una especie de coherencia personal, ya que el técnico rossonero siempre ha predicado la importancia de las segundas líneas, y en su caso no se trata sólo de un ejercicio de retórica y conveniencia, como ocurre con otros entrenadores. Nunca tanto como este año Pioli invita siempre a no hablar de titulares y suplentes, aunque los onces de referencia son muy claros.

Catorce goles desde el banquillo, decíamos. Los titulares son Jovic y Okafor, con cuatro goles cada uno: para ambos es casi la totalidad de los goles en liga, ya que suman cinco. Los dos han resuelto varias cuestiones críticas. Jovic, por ejemplo, salvó al Diavolo de un batacazo total en Salerno (un empate muy indigesto, pero la derrota habría sido un desastre), arrolló al Udinese (al que luego batió Okafor en la segunda parte) y se trajo los tres puntos a Frosinone.

Okafor, por su parte, aparte de Udine, fue decisivo en el partido de vuelta contra el Lazio, ganado gracias a su gol. ¿Los otros goleadores desde el banquillo? Pulisic (2), Simic, Traorè, Giroud y Chukwueze. En la Serie A, el Milan lidera con amplio margen esta tabla especial, seguido -separados por 10 goles- por el Nápoles, el Atalanta, el Cagliari y el Empoli. El Sassuolo cierra la clasificación: ni un solo gol de los suplentes. Incluso ampliando el horizonte en Europa, como decíamos, nadie lo hace mejor que el Diavolo: tras el Milan vienen Leipzig y Brighton a 12, seguidos de Newcastle, Arsenal, Barcelona y Liverpool a 11.

LA INFAUSTA TEMPORADA DE DIVOCK ORIGI

Los sombríos números recuerdan a su poco propicia temporada en el Milan. Sin embargo, el entrenador del Forest, Nuno Espírito Santo, sigue confiando en el belga, que fue titular en el último partido de la Premier League contra el Crystal Palace. Desplegado como extremo derecho, no causó impacto y nunca logró hacerse peligroso. Su partido duró 60 minutos, y luego fue sustituido por Giovanni Reyna. Su ayuno en la Premier League continúa: no ha marcado ningún gol en liga y su único tanto de la temporada llegó en el campo del Bristol City, de la Championship, en la Copa de Inglaterra.

Situación del traspaso: préstamo con derecho de rescate fijado en 5 millones de euros

Partidos: 18
Goles: 1
Asistencias: 1


Entrevista a Mark Pulisic

Mark Pulisic contó en un podcast la temporada en la que a su hijo Christian -digamos que en edad de escuela primaria- le hicieron jugar de defensa central, casi como libre: “Querían explotar así su velocidad. Rápidamente le encontramos un nuevo equipo”.

Para alegría del Milan, CP se convirtió en delantero y Mark, el padre, puede ahora relajarse y disfrutar de la carrera de su hijo. Ha dejado de entrenar (su punto álgido sigue siendo una etapa en la cantera del Dortmund, cuando Christian jugaba con los amarillos), pero sigue siendo un técnico por planteamiento y punto de observación.

Cristiano, en el Milan, batió su propio récord de goles en una temporada. Tratando de resumir nueve meses en 50 palabras, ¿cuál era el secreto?

“Cristiano ha tenido la confianza de todos: Pioli confía en él, siempre le deja jugar y no le sustituye inmediatamente si las cosas van mal. Luego le gusta el Milan y siempre habla bien de sus compañeros: Fikayo Tomori y Olivier Giroud le ayudaron mucho a la hora de elegir el Milan.”

¿Por qué vino el CP a Italia en verano? ¿Lo reclutó Cardinale, de estadounidense a estadounidense, por teléfono?

“No, nunca hablé con Cardinale durante las negociaciones. En cambio, fue fundamental una llamada de Zoom con Pioli: fue muy bien, Christian entendió cuál era el proyecto para él y dijo que sí”.

Lo ha hecho bien, está viviendo su mejor temporada….

“Sin embargo, creo que hay una percepción equivocada: para mí no es cierto que Cristiano en el Chelsea decepcionara. Simplemente no jugó con regularidad. Y luego te digo, para mí ahora está alcanzando su mejor momento: tiene 25 años, trabaja duro para desarrollar su juego y es respetado por sus compañeros.”

¿Puede el Milan convertirse en el equipo de su vida?

“El fútbol cambia rápidamente y hace tiempo que comprendimos que esto es un negocio: sólo se puede pensar a corto plazo, a corto plazo”.

¿Tan a corto plazo que no se pueden excluir sorpresas en verano?

“No, seamos claros: Cristiano ama al Milan y quiere quedarse. Vive en Busto Arsizio para estar cerca de Milanello, viene a hablar italiano y se lleva muy bien con compañeros como Ruben Loftus-Cheek y Yunus Musah”.

Cristiano y Yunus ganaron su tercera Concacaf Nations League con Estados Unidos durante el parón. ¿Qué significa para él la selección nacional?

“Le encanta representar a su país, y los partidos con Estados Unidos le plantean nuevas dificultades. A veces le marcan en dos o en tres y Christian tiene que encontrar nuevas soluciones. Todo va bien, los únicos problemas son los viajes y la diferencia horaria…”.

Para terminar, una pregunta sobre el pasado y otra sobre el futuro. Pasado: si tuviera que elegir el mejor momento de estos meses, ¿en qué pensaría Cristiano?

“Pienso en su primer gol, el primer día en Bolonia. Marcar le dio confianza inmediatamente”.

Futuro: El Milan tendrá que elegir pronto un nuevo número 9. ¿Puede nombrar a un delantero que, como entrenador, le gustaría ver en el Milan?

“Zirkzee nos vendría bien. Sí, me gusta”.


Youssouf Fofana dice sí al Milan

Los cumplidos, en Montecarlo, son como los ingresos: no tributan. El sábado por la noche, al final del partido del Mónaco contra el Metz, Youssouf Fofana escuchó una pregunta sobre el interés del AC Milan y respondió con un gran cumplido: “Todo el mundo conoce al Milan y su palmarés. Es un club enorme”. No economizó adjetivos. La frase se completó con la clásica cautela del futbolista a dos meses del inicio del mercado – “Sigo centrado en mi misión”-, pero la señal esconde una apreciación que no se niega ni entre bastidores: el Milan por Fofana es una opción muy interesante. Unas semanas más y comprenderemos si será suficiente o si el destino de ambos llevará a otra parte.

El Milan busca un centrocampista físico, defensivo, capaz de completar un departamento en absoluto crecimiento (Loftus-Cheek, Reijnders, Adli, el garantizado Bennacer) pero mucho más fuerte en la fase ofensiva que sin balón. Se puede y se debe mejorar, pero no hacen falta revoluciones: hace falta un jugador, el adecuado. Fofana tiene el identikit adecuado: tiene físico y presencia, lleva varios años jugando a gran nivel, tiene hábito de escenario y un coste inferior al de otros centrocampistas de primer nivel, gracias a que su contrato expira en 2025.

Youssouf, se dice en Montecarlo, está listo para dar un salto cualitativo. El Nottingham Forest hizo saber al Mónaco hace un año que estaba dispuesto a invertir, con una oferta no muy lejana a los 35 millones. No salió nada, y es razonable que Fofana, unos meses después, espere un club más prestigioso, digamos uno de los grandes de Europa. Esa respuesta al corresponsal de MilanNews también puede leerse en este sentido: el prestigio del Milan siempre tiene valor.

El Mónaco es consciente de ello y sabe que dentro de un año se arriesgaría a perder a Fofana a cambio de nada. 2024 es el último año útil para hacer caja. La demanda de partida del rojiblanco es de 30 millones de euros, definitivamente alta, digamos que sólo alcanzable con una subasta internacional, nada fácil de construir. Para subir el precio se necesita al menos un gran admirador de la Premier League, de lo contrario el Milan puede aspirar a llevárselo por una cantidad cercana a los 20 millones más primas. Al fin y al cabo, existen al menos dos precedentes alentadores al respecto.

En julio, el Milan llegó a un acuerdo con el Chelsea por Christian Pulisic, al que sólo le quedaba un año de contrato de azulgrana, igual que ahora a Fofana. Coste: cerca de 20 millones. Más tarde, a finales de julio, llegó el apretón de manos con Samuel Chukwueze y el Villarreal, que aceptó una propuesta en torno a los 20 millones más primas. La tendencia se repite y el Mónaco es un club más abierto a las negociaciones que otros.

Por eso es concebible otro desembolso del orden de 20 millones, con un acuerdo sobre el salario que desde luego no parece imposible. Fofana gana en el Mónaco entre 1,5 y 2 millones por temporada, una cifra que evidentemente aumentaría en el Milan, para satisfacción general. Sobre el papel, se dan todas las condiciones para que la negociación despegue. Queda por ver lo rápido que se moverá la competencia internacional.

Aquí, “rápidamente” son dos palabras a tener en cuenta. Fofana tiene la nacionalidad francesa, y Didier Deschamps pide históricamente a sus jugadores que resuelvan los grandes asuntos del mercado futbolístico antes de ponerse a entrenar para la Eurocopa y el Mundial. Esto significa que habrá que tomar una decisión -o al menos una decisión de principio- antes de finales de mayo, poco después del final de los campeonatos.

Quedan dos meses, en los que el Milan intentará ganar la Europa League y el Mónaco clasificarse para la Liga de Campeones ganando al sprint a Brest, Lille, Niza y Lens. En ese momento, apretones de manos, agradecimientos por todo y, quién sabe, un par de horas en la ruta Milán-Génova.