Demiral: objetivo para la defensa

El círculo se cierra y el candidato para la campaña de enero es el mismo de hace unos meses: Merih Demiral era y sigue siendo el objetivo número uno para reforzar la defensa del Milan. Porque el acelerón sobre Ibra en ataque vale como excepción que confirma la regla: la experiencia y el carisma de una estrella como Zlatan puede ser la sacudida a un ambiente hasta ahora demasiado deprimido por la joven edad de la gente que lo compone, pero la filosofía del club sigue siendo puntar por la línea verde.

Y el talentoso central turco de 21 años que no juega en la Juve entra dentro de esos parámetros. Demiral convence bastante más que su compañero Rugani, el italiano cuesta menos (20 millones frente a 30) pero cuenta con un salario mayor (3,5 millones frente a los 1,8 del turco), pero directiva y entrenador están de acuerdo en hacer un esfuerzo económico, considerado el perfil técnico más adaptado a las exigencias rossoneras.

Y aquí llegamos al problema de las cifras: ambos clubes no han hablado todavía, pero el cuadro de inicio es bastante claro. La base empieza en 30 millones, donde podría entrar alguna contrapartida técnica, pero no parece algo sencillo de realizar.

Mejor moverse de manera anticipada, intentando acumular liquidez antes de intentar fichar con las posibles ventas de Kessié o Rodriguez, con el marfileño que parece el más cercano a su marcha, donde el Mónaco parece interesado en su fichaje, donde en Vía Aldo Rossi esperan recibir no menos de 25 millones. La venta de Ricardo Rodriguez se valora a partir de 10 millones.

DECLARACIONES DE DANIELE BONERA

“En pocos meses han llegado dos entrenadores, varios métodos de trabajo, dos maneras de pensar a nivel defensivo. Con Giampaolo se pensaba más en el balón, con Pioli se va a lo práctico y se piensa en la colocación del jugador. Pero el trabajo de cualquier técnico debe ser reconocido”.

“Giampolo no tuvo el tiempo que necesitaba, pero en un club como el Milan nunca te sobra. Y el trabajo de Pioli hace poco más de un mes no es todavía valorable. ¿Jugadores poco felices? No estamos hablando que estén en galeras”.

“En el Milan se está bien, aunque los resultados no son positivos. Veo gente que se empeña mucho. Muchos son realmente jóvenes, con veinte años hace falta tiempo para adaptarse a otros mundos”.

“Hay que seguir mejorando, subir el nivel de atención también en la parte final. Es un equipo joven, obvio que haga falta tiempo. ¿Preocupados por la tabla? Si preocuparse significa ocuparse primero, creo que es justo”.

“Debemos utilizar el tiempo para crecer, pero nunca he visto uno de los jugadores quedarse atrás por el cansancio. A este Milan le hace falta paciencia, que en el fútbol es algo raro. Pero estamos intentando hacerlo mejor, cada día. ¿Ibra? Un campeón”.

Fuentes: La Gazzetta dello Sport – Milannews.it